BOTOX®

o Toxina Botulínica

Las arrugas faciales son la manifestación natural del proceso de envejecimiento; Pérdida de elasticidad de la piel (líneas de expresión), y el daño secundario causado por la exposición solar.

 

La toxina botulínica es una sustancia producida por una bacteria (Clostridium botulinum) que al ser inyectada en un músculo lo paraliza por un cierto período de tiempo.

 

 

INDICACIONES:

 

Se usa inyectado en los músculos de la frente, el entrecejo y líneas de expresión alrededor de los ojos (patas de gallina) con mayor frecuencia. También se puede inyectar en el cuello y el mentón.

En mi experiencia por medio de la aplicación de toxina botulínica logro obtener resultados muy satisactorios a nivel facial dando un efecto de “ Lifting facial ” de igual forma que se logra un rejuvenecimiento facial al levantarse las cejas con el resultado de una apariencia mas juvenil.

Otros usos de la toxina botulínica es en caso de sudoración excesiva de las axilas (hiperhidrosis) donde el efecto es dramático. También es utilizada para eliminar arrugas del cuello.

 

PROCEDIMIENTO:

 

Éste procedimiento se realiza de forma ambulatoria en el mismo consultorio del cirujano plástico. Después de identificar las áreas a corregir se procede a inyectar la toxina con una aguja muy fina.

 

 

CUIDADOS POSTERIORES:

 

Se recomienda no masajear la zona después tratada y aplicar frío directo en las zonas trabajadas para minimizar el dolor. Por lo general el cirujano programará un visita posterior para revisar los resultados y de ser necesario reforzar algunas zonas.

 

El efecto de la toxina es variable dependiendo de la persona. Su efecto puede durar entre 4 y 6 meses, tras los cuales se recomienda repetir el proceso para conservar los efectos.