ABDOMINOPLASTIA o Cirugía de Abdomen

Es un procedimiento quirúrgico para hombres y mujeres, que tiene como objetivo remover el exceso de piel y grasa que se encuentra en la zona abdominal. En este caso se retira la piel sobrante y se tratan los músculos para mejorar el contorno. El procedimiento produce una cicatriz transversal a nivel del abdomen inferior que puede ir de cadera a cadera, de tal forma que queda escondida dentro del vestido de baño o ropa interior. Algunas cicatrices y estrías por debajo del ombligo pueden desaparecer en el segmento de piel y grasa que es eliminado.

 

Se recomienda también en pacientes que se han sometido a importantes regímenes dietarios y presentan grandes extensiones de piel que no tiene una adecuada capacidad elástica, la cual se recomienda retirar para dar una apariencia uniforme.

 

 

LA CIRUGÍA:

 

El procedimiento puede tardar un promedio de 2 a 4 horas dependiendo del caso. En la abdominoplastia se realiza una incisión a nivel del pubis (donde quedará la cicatriz). Luego por el pliegue abdominal inferior se levanta la piel y grasa en exceso y se reseca; en este momento los músculos expuestos se tratan con puntos para definir el contorno y devolver el tono a la pared abdominal. Finalmente se procede a suturar la piel, dejando tubos de drenaje para evitar la acumulación de fluidos. Usualmente el paciente es hospitalizado entre 1 y 2 días. Este tipo de cirugía, por lo general, se realiza con anestesia general.

 

 

PREPARACIÓN Y CUIDADOS PRE-QUIRÚRGICOS:

 

Es importante informar a su Cirujano Plástico sobre el uso de medicamentos (anticonceptivos, aspirina, etc.) y así mismo sobre enfermedades (flebitis en las piernas, desórdenes digestivos, estados gripales recientes, etc.) que puedan influir en el procedimiento. Previo a la cirugía su cirujano plástico le dará una serie de instrucciones pre-quirúrgicas acerca de las comidas que debe consumir, así mismo como las restricciones con las bebidas alcohólicas y algunas drogas. Si fuma evítelo por lo menos 2 semanas antes de la cirugía. No se debe exponer antes y después de la cirugía al sol pues este beneficia la inflamación y la acumulación de pigmento en la cicatriz. También debe tener en cuenta que la flacidez de la piel no mejora tras la cirugía, por lo tanto es posible que se presenten excesos de piel.

 

 

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA:

 

Evite estar acostado(a) durante largos periodos; camine cortos trechos de forma frecuente y respire profundamente para evitar complicaciones pulmonares, como acumulación de secreciones que pueden generar infección. Evite en lo posible cualquier exposición al sol directo, pues éste puede interferir directamente en el proceso de cicatrización.

 

El primer día post-operatorio es conveniente mantener las piernas elevadas con apoyo. El abdomen se encuentra inflamado y es normal sentir malestar, sin embargo éste es controlado con medicación analgésica. Su Cirujano Plástico le recomendará el uso de una faja adecuada y programará el retiro de los puntos de sutura y drenajes.

 

Podrá retornar a sus actividades cotidianas, de forma gradual, después de 1 o 2 semanas después de la cirugía. Evite hacer uso de fuerza excesiva.

 

Tenga en cuenta que durante los primeros tres meses la forma de la cicatriz será bastante notable. Es normal que ésta se note un poco roja e hinchada, sin embargo con el cuidado adecuado y ayuda de medicamentos ésta se desvanecerá gradualmente hasta quedas casi imperceptible.

 

Los resultados finales se podrán apreciar después de seis meses. La sensibilidad en la zona de la cirugía también puede disminuir en algunos casos, así mismo se puede se puede llegar a percibir un leve hormigueo que desaparecerá después de unas semanas. La sensación de dolor al sentarse es completamente normal, pues al hacerlo se contraen los músculos del abdomen, sin embargo éste dolor también cederá tras las primeras semanas de recuperación. Hay que tener presente que en la mayoría de los casos de puede notar la aparición de zonas flácidas en la piel, pero esto es normal dentro del proceso de reacomodación de la grasa y también desaparecerá gradualmente.

 

COMPLICACIONES:

 

Ésta cirugía es muy común y se practica con mucha frecuencia entre cirujanos plásticos, sin embargo siempre existe el riesgo de complicaciones posteriores. Las posibles complicaciones son: El riesgo de infección, seromas y hematomas, que por lo general se controlan con antibióticos y drenajes.

 

Sin embargo son más las cirugías exitosas de abdominoplastia practicadas por cirujanos plásticos. El éxito no depende sólo de la cirugía en sí, sino de los cuidados post-operatorios. Por ejemplo las personas que fuman, tienen menor capacidad de cicatrización, o dicho de otra manera, a generar cicatrices más visibles.

 

Usted puede reducir los riesgos quirúrgicos, y de paso mejorar los resultados, simplemente siguiendo estrictamente las recomendaciones de su cirujano plástico. Posteriormente se recomienda seguir una dieta balanceada y tener buenos hábitos de vida que incluyan ejercicio regular.